miércoles, 11 de mayo de 2011

En el momento justo

Hay gente que nace para pastorear, todo el día pastoreando, que ya viene en su genética y no hay con que darle, el pastoreo gana por goleada.
Hay gente que pastorea porque, a pesar de buscar laburo (en todas sus formas), no tiene más remedio, se acostumbra y le gusta, aunque cuando hay trabajo, trabaja como nadie. El tema es que, a pesar de todo su esfuerzo cuando hay un huequito el pastoreo asoma y siempre hay alguien en ese momento que pasa caminando. Es como un fantasma y cuando uno advierte su presencia, ya visualizó toda la situación pastoreril. A pesar de que uno va y viene como un lateral por todo el largo de la cancha, tapa los huecos que dejan otros y son considerados como los "salva papas", esa persona siempre está ahí cuando el pastoreo asoma y es marcado por ella, temiendo ligar un reto al grito de "este se la pasa pastoreando".
Esa persona tiene una habilidad innata para descubrir al pastoreador en el momento justo. Su habilidad lo hace único, es muy buscado por las empresas por su alma vigilantera y su olfato más agudo que el del perro, es conocido como "Supervisor".


Con esa cara de amable, los tiene cagando, sino miren a los del fondo, riendo por compromiso y pidiendo clemencia para pastorear un ratito.

1 comentario:

  1. si esa fuera mi supervisora le llenaría la cara de hijitos (?)

    ResponderEliminar